viernes, 10 de marzo de 2017

ARANDO EN EL MAR, de Robert Wilder (Bruguera)

Título: Arando en el mar
Autor: Robert Wilder (1901-1974)
Título original: Plough the sea (1961)
Traducción: Baldomero Porta
Editor: Editorial Bruguera (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1962-07
Descripción física: 528 p.; 14x21,5 cm.: tela con sobrecubierta
Serie: La corona
Depósito legal: B 16.946-1962
Estructura: 26 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso en los talleres gráficos de
Editorial Bruguera, S.A.
Mora la Nueva, 2 - Barcelona - 1962

Información de cubierta:
La gran novela que debía inspirar el agitado Caribe de nuestros días

Información de contracubierta:
QUIEN JUEGA A LA REVOLUCION ARA EN EL MAR...
Jorge Ojeda utilizó la isla de San Rafael como pináculo para erguirse, solo e inasequible, fuera del alcance de los que en otro tiempo habían pronunciado su nombre con desprecio. Pero, cuando se está en la cumbre, ya no se puede ir sino al abismo. Y entonces se echa de menos la guía de una mano de mujer.
Una novela magistral del autor de “El sol es mi sombra”.

Información de solapas:
EL CARIBE
es con su engañosa belleza un campo de batalla donde los hombres han combatido desde hace siglos por el poder, por la riqueza y por el dominio de los cuerpos y mentes de otros hombres.
LOS FILIBUSTEROS
han perpetuado su estirpe, como los negreros, como los aventureros de toda índole, para ensangrentar todavía hoy las blancas playas, para saquear, para matarse unos a otros por el color de la piel, los prejuicios, la codicia o la ambición.
EXPLOSIVA
como el escenario donde su acción transcurre, esta novela magistral capta el indescriptible encanto de las Antillas, tan actual como los titulares periodísticos de mañana, tan cargada de pasión y violencia como los huracanes del Trópico.
UNA OBRA
de enorme vigor, de sinceridad desgarradora, de amores y odios tempestuosos, con un personaje central inolvidable, a quien arrastran fuerzas que no comprende del todo, pero que acepta sin discutirlas.


MI COMENTARIO:
Dos amigos de la adolescencia, Juan de Céspedes y Jorge Ojeda, provenientes de Florida, luego de haber sido traficantes de licor en los tiempos de la Prohibición, adquieren experiencia como soldados en el frente del Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez desmovilizados, durante una estadía en San Diego, reciben la oferta de un misterioso personaje para contrabandear armas en el pequeño país de San Rafael, una imaginaria isla entre Cuba y Haití. Esas armas van destinadas a un grupo de revolucionarios que quieren tumbar al gobierno de turno. Los dos exsoldados aceptan, pero rápidamente se apoderan de la dirección de dicha revolución, constituyendo un ejército fiel y entrenado con el que finalmente toman el poder. Ojeda se transforma en presidente y De Céspedes en ministro de defensa, estableciendo una dictadura que impulsa el progreso social, a costa de una reforma agraria que, a la larga, termina arruinando a la economía. Por otro lado, instauran un férreo control social a través de la policía política, que utiliza el antiguo Presidio para encarcelar, torturar y muchas veces fusilar a los opositores. Esto no impide que aparezca la infiltración comunista alentada por la Unión Soviética y Cuba, que aprovecha la decepción de mucha gente para preparar una nueva revolución. A todo esto se suma el enamoramiento que tiene Ojeda con Ferris Dessaline, una bella joven descendiente de una de las familias terratenientes más antiguas de San Rafael. Esta relación perturba a Ojeda, que teme revelar a su amada su ascendencia negra, proveniente de su madre haitiana.
Aparece un nuevo problema: la antigua relación de amistad entre Juan y Jorge lleva las semillas de su propia destrucción. En algún momento, De Céspedes se decide apoyar una invasión de mercenarios financiada por el general Chivas San Martín, un exdictador exiliado en San Rafael, que pretende apoderarse del país para utilizarlo de plataforma de retorno al suyo. Esta operación en un principio fue promovida por Ojeda para crear una excusa que le permita retomar la iniciativa y realizar una nueva reforma agraria, que impulse la economía. Sin embargo, la conspiración crece, y De Céspedes cree llegado el momento de tomar el poder para hacerse con los fondos estatales y empezar una nueva vida fuera de la isla. La rebelión tiene éxito y Ojeda es recluido en el Presidio. Su eliminación parece próxima... pero los lazos de la amistad se resisten a la fuerza de la ambición.
A través de una narración larga y morosa, Wilder integra los distintos elementos de la historia de tantas republiquetas americanas, introduciendo el elemento aventurero de dos norteamericanos que acceden al poder de una de ellas. Hoy Wilder es un escritor olvidado, aunque Arando en el mar muestra a un narrador de raza, centrado en la lucha de los individuos frente a los movimientos de la pasión y la historia. En algún momento, me gustaría volver a leer algo de él.

KIM, de Rudyard Kipling (Planeta)

Título: Kim
Autor: Rudyard Kipling (1865-1936)
Título original: Kim (1901)
Traducción: Juan I. Cruselles
Colaborador: Elmer Rubén Danenza (ed.)
Cubierta: Alberto Viñals (foto)
Editor: Editorial Planeta (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1976-08
Descripción física: 305 p.; 12,5x20 cm.
Serie: Biblioteca universal Planeta
Estructura: 15 capítulos
Información sobre impresión:
Se terminó la impresión de este libro en el mes de agosto de 1976 en los Talleres Gráficos FA.VA.RO. S.A.I.C. y F., Av. Independencia 3277/79, Buenos Aires, República Argentina.

Información de contracubierta:
RUDYARD KIPLING nació en Bombay en 1865, se educó en Gran Bretaña y a su regreso a la India adquirió una rápida notoriedad como periodista. A sus Cuentos de las colinas (1887) sucedió la novela En tinieblas (1891), pero su fama internacional empezó con El libro de la selva (1894), que sigue siendo una de sus obras de mayor difusión. Posteriormente publicó otra novela de gran popularidad en todo el mundo, Capitanes intrépidos (1897), a la que siguieron Stanley & Co. (1899), Kim (1901), Precisamente así (1902), etcétera. En el año 1907 el Premio Nobel de Literatura dio el espaldarazo definitivo a uno de los escritores más leídos y admirados de la literatura inglesa moderna. Kipling murió en Londres en 1936.
KIM es un golfillo huérfano, hijo de padres ingleses, que ha vivido siempre entre las clases populares de la India, hasta confundirse casi, a pesar de ser europeo, con la abigarrada multitud que puebla la inmensa colonia británica. En compañía de un simpático lama tibetano que busca un río milagroso, recorrerá todo el país conociendo todo tipo de aventuras, con las que se enfrenta dotado de una curiosa actitud entre racional y mágica que define muy bien el cruce de culturas de que es producto. Kim no deja de ser un chiquillo que va acumulando experiencias, pero Kipling sabe dotarle de un inolvidable perfil de humanidad en medio de una zarabanda de peripecias, en las que hay humor, pintoresquismo y emoción.

ADAPTACIONES AL CINE Y LA TV:
Kim fue llevada al cine en 1950, con la dirección de Victor Saville, con la actuación de Dean Stockwell como Kim, Errol Flynn (Mahbub Ali, the Red Beard), Paul Lukas (Lama) y Robert Douglas (Coronel Creighton).



Posteriormente fue adaptada en películas para la televisión. La primera, de 1960, fue protagonizada por Tony Haig como Kim O’Hara, E.J. André (Lama), Alan Napier (Coronel Devlin) y Michael Rennie (Capitán Creighton). La segunda, de 1984, contó con la participación de Ravi Sheth (Kim), Peter O'Toole (Lama), Bryan Brown (Mahbub Ali), John Rhys-Davies (Babu) y Julian Glover (Coronel Creighton).

AMENAZA EN LA ISLA SANTORINI, de Alistair MacLean (Emecé)

Título: Amenaza en la isla Santorini
Autor: Alistair MacLean (1922-1987)
Título original: Santorini (1986)
Traducción: Valeria Watson
Editor: Emecé Editores (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1987-07
Descripción física: 289 p.; 14x20 cm.
Serie: Grandes novelistas
ISBN: 978-950-04-0679-6 (950-04-0679-9)
Estructura: mapa, 10 capítulos
Información sobre impresión:
Primera edición en offset: 6.000 ejemplares
Impreso en Compañía Impresora Argentina, S.A., Alsina 2041/49,
Buenos Aires, julio de 1987

Información de contracubierta:
Equipada con un sofisticado instrumental electrónico la fragata Ariadne patrulla el mar Egeo. Su misión aparente es llevar a cabo un relevamiento hidrográfico, pero se trata en realidad de un buque espía: los ojos y los oídos de la OTAN. De pronto, un llamado desesperado resuena a través de la frecuencia de emergencia: el yate Delos se está incendiando y se hunde velozmente. Minutos después, a corta distancia, un jet cuatrimotor se precipita al mar cubierto en llamas, en las cercanías de la isla Santorini. Todo parece indicar una siniestra conexión entre las dos tragedias.
Amenaza en la isla Santorini es una muestra más del notable talento narrativo de Alistair MacLean, autor de Un saboteador a bordo, Partisanos y El río de la muerte.

Q CLEARANCE, de Peter Benchley (Plaza & Janés)

Título: Q Clearance
Autor: Peter Benchley (1940-2006)
Título original: Q Clearance (1986)
Traducción: J. Ferrer Aleu
Cubierta: Jordi Vallhonesta
Editor: Plaza & Janés Editores (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1988-09
Descripción física: 318 p.; 15x21,5 cm.: solapas
Serie: Plaza & Janés éxitos
ISBN: 978-84-01-32255-6 (84-01-32255-3)
Depósito legal: B. 36108-1988
Estructura: 15 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso en los talleres de Libergraf, S.A.
Constitució, 19
08014 Barcelona

Información de contracubierta:
El gran novelista que es Peter Benchley —autor de Tiburón— nos ofrece con Q Clearance unas páginas llenas de interés en las que se ponen al descubierto todos los entresijos de la política de la Casa Blanca, que él tan bien conoce. El protagonista, Timothy Burnham, escritor al servicio de la Presidencia estadounidense, es uno de los encargados de redactar discursos para el Presidente. La vida de Burnham se complica cuando le permiten leer, sin ningún tipo de restricciones, documentos secretos sobre la energía atómica.
Q Clearance es la denominación de tal permiso, al que sólo puede acceder un determinado número de funcionarios. Tim presta escasa atención al asunto, puesto que en su vida existen preocupaciones mayores: su esposa le echa de casa y el Presidente de la nación empieza a consultarle asuntos de Estado. El Presidente, hombre de imprevisible carácter, confía en la opinión de Tim, lo cual es contemplado con hostilidad por uno de sus principales consejeros, Epstein. Por su parte, Foster Pym, espía soviético afincado en Estados Unidos, se las arregla para entrar en la vida de Timothy Burnham.

Los secretos de la Casa Blanca al descubierto, por el autor de Tiburón.

Información de solapas:
Peter Benchley pertenece a una conocida familia de gente de letras. Después de graduarse en Harvard, se dedicó al periodismo y a escribir discursos para el presidente Lyndon B. Johnson. Su novela Tiburón se convirtió en un bestseller mundial y en una de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Asimismo son de destacar las novelas Abismo, La isla y La chica del mar de Cortés. Además de novelas, ha escrito para revistas tales como Newsweek y National Geographic.

LOS NIÑOS DEL BRASIL, de Ira Levin (Pomaire)

Título: Los niños del Brasil
Autor: Ira Levin (1929-2007)
Título original: The boys from Brazil (1976)
Traducción: Marta Isabel Guastavino
Editor: Editorial Pomaire (Barcelona)
Fecha de edición: 1978
Descripción física: 256 p.; 12,5x20,5 cm.
ISBN: 978-84-286-0319-5 (84-286-0319-7)
Depósito legal: B. 31.234-1978
Estructura: 9 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso por GRÁFICAS INSTAR, S.A.
Constitución, 19 / Barcelona-14

Información de contracubierta:

“Noventa y cuatro hombres tienen que morir en las fechas señaladas y en un plazo de dos años y medio. Todos tienen 65 años. Su muerte constituye el último paso de una operación a cuyo éxito tanto yo como la Organización hemos dedicado muchos años, un gran esfuerzo y buena parte de nuestra fortuna. La esperanza y el destino de la raza aria dependen del resultado.”

ADAPTACIÓN AL CINE:
Quintaesencia del thriller de los 70, The Boys from Brazil fue dirigida por Franklin J. Schaffner y estrenada en 1978. En sus roles estelares contó con la participación de Gregory Peck (como el Dr. Josef Mengele), Laurence Olivier (Ezra Lieberman), James Mason (Eduard Seibert), Lilli Palmer (Esther Lieberman), Uta Hagen (Frieda Maloney), Steve Guttenberg (Barry Kohler) y Denholm Elliott (Sidney Beynon). En español se conoció como Los niños del Brasil.


CINCO DEDOS, de Gayle Rivers y James Hudson (Emecé)

Título: Cinco dedos
Autores: Gayle Rivers y James Hudson
Título original: The five fingers (1978)
Traducción: Teresa Piossek de Prebisch
Editor: Emecé Editores (Buenos Aires)
Edición: 3ª impr.
Fecha de edición: 1986-05
Descripción física: 329 p.; 14x20 cm.
Serie: Hechos reales
ISBN: 978-950-04-0548-5 (950-04-0548-2)
Estructura: mapa, 3 partes, 23 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso en Compañía Impresora Argentina S.A., Alsina 2041/49, Buenos Aires, mayo de 1986

Información de contracubierta:
En abril de 1969 un grupo de hombres escogidos, miembros de las fuerzas especiales de choque, fueron reunidos en la base aérea de Ben Hoa, Vietnam del Sur. Se les encomendó una misión secreta: asesinar a once altos jefes chinos y norvietnamitas, incluyendo al general Giap, legendario comandante de Vietnam del Norte. El comando recibió un nombre cifrado: Cinco dedos.
Cinco dedos no contaría con ningún tipo de ayuda. No podría establecer contacto radial con sus superiores, ni debía esperar operaciones de rescate. Quedaría enteramente librado a sus propias fuerzas. Cada uno de los siete era experto en el manejo de armas y explosivos. Todos estaban perfectamente entrenados para matar o morir.
La misión era casi suicida: atravesar solos las selvas de Laos y de Vietnam, penetrar en China, llevar a cabo el golpe y regresar por sus propios medios, a través de cientos de kilómetros de territorio enemigo.
El autor de este libro, que firma con el seudónimo de Gayle Rivers, era el miembro más joven del equipo. Su relato, recogido por el periodista James Hudson, es uno de los hechos reales más espeluznantes que puedan conocerse. Una historia de muerte, violencia y crueldad, narrada con un tremendo realismo.

EL INFORME PELICANO, de John Grisham (Planeta)

Título: El informe Pelícano
Autor: John Grisham (1955-)
Título original: The Pelican brief (1992)
Traducción: Enric Tremps
Cubierta: Opalworks (diseño); David Argemí (il.)
Editor: Editorial Planeta (Barcelona)
Edición: 1ª ed. con esta presentación
Fecha de edición: 2004-06
Serie: Booket. Bestseller internacional
ISBN: 978-84-08-05365-1 (84-08-05365-5)
Depósito legal: B. 24.438-2004
Estructura: agradecimientos, 45 capítulos
Información sobre impresión:
Impresión y encuadernación: Litografía Rosés, S.A.

Información de cubierta:
El asesinato simultáneo de dos jueces del Tribunal Supremo de los Estados Unidos inicia la novela más emocionante de intriga jurídica.

Información de contracubierta:
Todos los libros de John Grisham se han convertido en bestsellers mundiales. De sus obras se han vendido más de cien millones de ejemplares en todo el mundo.

El informe Pelícano
A altas horas de la madrugada, su señoría Abe Rosenberg, liberal legendario del Tribunal Supremo, recibe un balazo en la cabeza mientras duerme. Al cabo de dos horas, Glenn Jensen, el juez más joven y conservador del Tribunal, muere estrangulado posiblemente por el mismo asesino. El FBI no tiene pistas, pero Darby Shaw, una brillante estudiante de Derecho de Tulane, cree tener la respuesta que, de ser cierta, pondría al descubierto un sombrío vínculo entre los dos jueces. Una noche escapa milagrosamente de la explosión de un coche bomba. Asustada, Darby se pone en contacto con el investigador Gray Grantham y le convence de que la actitud de Washington ante los asesinatos constituye la mayor tapadera desde Watergate.
Esta magnífica novela fue llevada al cine por la Warner Bros con gran éxito.

Información de página preliminar:
John Grisham se graduó en Derecho por la Universidad Estatal de Mississippi y por la Ole Miss Law School, trabajó durante dos legislaturas en la Cámara de Representantes de Mississippi y en la actualidad ejerce la abogacía como criminal defense attorney en este estado. Reside en una casa de campo cerca de Oxford junto con su esposa y sus dos hijos. Es autor, entre otras obras, de La tapadera, Tiempo de matar, El informe Pelícano, El cliente, Cámara de gas y Legítima defensa, todas ellas publicadas en esta colección.

ADAPTACIÓN AL CINE:
El hiper-bestseller de Grisham fue llevado al cine por Alan J. Pakula en 1993. El elenco estuvo encabezado por Julia Roberts (Darby Shaw), Denzel Washington (Gray Grantham), Sam Shepard (Thomas Callahan), John Heard (Gavin Vereek), Tony Goldwyn (Fletcher Coal), James Sikking (director del FBI Denton Voyles), William Atherton (Bob Gminski), Robert Culp (Presidente) y Stanley Tucci (Khamel). The Pelican Brief se conoció en español por su traducción literal, El informe Pelícano.

viernes, 24 de febrero de 2017

EL CASO MORO, de Leonardo Sciascia (Argos Vergara)

Título: El caso Moro
Autor: Leonardo Sciascia (1921-1989)
Título original: L’affaire Moro (1978)
Traducción: Atilio Pentimalli
Editor: Argos Vergara (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1979-01
Descripción física: 160 p.; 13x20 cm.: solapas
Serie: Libros de bolsillo Argos Vergara
ISBN: 978-84-7017-612-8 (84-7017-612-9)
Depósito legal: B. 1.087-1979
Estructura: capítulos sin numeración
Información sobre impresión:
Impreso por Chimenos, S.A., Carretera Nacional 152, Km. 26, Coll de la Manya, Granollers (Barcelona)

Información de cubierta:
Análisis del secuestro y muerte de Aldo Moro, de los personajes y de la situación.

Información de contracubierta:
Desde su “prisión del pueblo”, Aldo Moro envió cierto número de cartas a varios miembros de su familia y a destacadas personalidades, cartas que fueron dadas a la luz pública. A partir de ellas, Leonardo Sciascia no sólo reconstruye el “caso Moro” en todo su enigma, sino que traza un revelador retrato de la Italia contemporánea, al estilo del “suspense” político-policiaco que caracteriza a los escritos más célebres del gran escritor siciliano.

Información de solapas:
Y es ahora como si dentro del Palacio... tan sólo Aldo Moro siguiese deambulando: en esas habitaciones vacías, en esas habitaciones ya desalojadas... Tarde, a destiempo y solo... Y había creído ser un guía. Tarde, a destiempo y solo precisamente por ser el “menos implicado de todos”, destinado a más enigmáticas y trágicas correlaciones.
Sobre el secuestro, cautiverio y asesinato de Aldo Moro, presidente de la Democracia Cristiana de Italia, es casi inútil hablar: no sólo porque el suceso está en la memoria reciente de todos, sino también porque sus consecuencias —visibles y menos visibles— están todavía vivas, en acción. O acaso ni siquiera se hayan desatado todavía. Pero Leonardo Sciascia tuvo muy buenos motivos para hablar y escribir, con la agudeza que lo caracteriza, y no tan sólo en su condición de libre ciudadano que hace uso del derecho de opinión, sino en la de profeta inesperadamente certero. Quienquiera que haya leído Todo modo y El Contexto, esas dos novelas de ficción político-policíaca en las que tan fácil es percibir una penetrante crítica a la clase dirigente italiana, habrá notado con asombro las innumerables analogías que más tarde la trágica realidad del “caso Moro” iba ofreciéndonos. ¿Coincidencias? ¿Azar? De ninguna manera: en aquellas novelas el escritor plasmaba magistralmente episodios, atmósferas, personajes y “contextos” que, sin ser históricamente reales, eran posibles, coherentes, verosímiles, terriblemente realistas en última instancia. Ante el escepticismo y la sorna de los hombres demasiado ocupados en hacerse con el poder o seguir controlándolo —escepticismo y sorna no desinteresados—, el escritor, el “hombre de letras” (como ama definirse Sciascia) tenía razón una vez más. Ahora Sciascia nos ofrece, en esta minuciosa, original, lúcida reconstrucción y análisis de lo que realmente pudo haber ocurrido y de lo que indudablemente ocurrió, un ejemplo palpitante de cómo la inteligencia puede y debe desentrañar ese monstruoso engendro que nos rodea, esa maraña de mentiras, medias verdades, intereses creados, instrumentaciones despiadadas, delirante pugna, en otras palabras, por el poder a cualquier costo. Y Sciascia, sin caer jamás en la oratoria demagógica ni en el tremendismo alucinado de los fustigadores de las costumbres, señala implacablemente las evidencias. Escribe: Bayle opinaba que una república de buenos cristianos no hubiera podido durar. Montesquieu corregía: “Una república de buenos cristianos no puede existir”. Pero una república de buenos católicos puede existir y durar. Así.
Nacido en 1921, en la provincia de Agrigento (Italia), Leonardo Sciascia se dio a conocer en su país en 1955 con Crónicas Escolares, historia de un pueblo siciliano. Todas sus obras, bajo una aparente desenvoltura, denuncian los abusos de la aristocracia, del clero, de la mafia. Su producción literaria consta hasta el presente de doce libros, los más importantes de los cuales (Todo modo, El contexto, Privilegio y poder) han sido traducidos al castellano.

MI COMENTARIO:
El libro comienza con el hallazgo que hace Sciascia en la noche de una luciérnaga, lo que le lleva a recordar a Pier Paolo Pasolini de una forma tan sentida como lúgubre:

Era verdaderamente una luciérnaga; allí, en la grieta del muro. Me produjo una alegría intensa. Y como duplicada. Y como desdoblada. La alegría de un tiempo reencontrado —la infancia, los recuerdos, este mismo sitio, ahora silencioso, lleno de voces y juegos— y de un tiempo que me correspondía hallar, inventar. Con Pasolini. Por Pasolini. Pasolini ya fuera del tiempo, pero, en este país terrible en que Italia se ha convertido, todavía no transformado en sí mismo («tel qu’en lui-même enfin l’éternité le change»). Fraternal y lejano, para mí, Pasolini. De una fraternidad sin confidencias, velada de pudores y, creo, de recíprocas impaciencias. Por mi parte, sentía como una pared que nos separase cierta palabra que él amaba, una palabra-clave en su vida: la palabra «adorable». Es posible que yo haya escrito alguna vez esta palabra, y ciertamente muchas veces la he pensado. Pero por una sola mujer y por un solo escritor. Y el escritor —acaso es inútil decirlo— es Stendhal. Pasolini, en cambio, encontraba «adorable» aquella parte de Italia que, para mí, ya era desgarradora (pero también para él, al recordar un «adorables porque desgarradores» de su libro Lettere luterane: y ¿cómo es posible adorar lo que nos desgarra?) y más adelante se volvería terrible. Encontraba «adorables» a aquellos que, inevitablemente, habían de ser instrumentos de su muerte. Y a través de sus escritos se podría recopilar un pequeño diccionario de las cosas que para él eran «adorables» y para mí tan sólo desgarradoras, y hoy terribles.

Con el correr de su lectura, el fantasma de Pasolini hace sombra en los hallazgos y suposiciones que el autor va presentando. El magnicidio de Moro, hasta hoy en día cubierto con un manto de brumas, es el faro con el que Sciascia ilumina con una luz negra, apocalíptica, la Italia de entonces y su clase política (sobre todo la democristiana). Toma un artículo que el cineasta había publicado tres años antes, donde afirmaba que Moro, en definitiva, era el democristiano menos implicado en los manejos turbios de su partido. No duda en insinuar que la cadena de acontecimientos que rodearon su muerte indica una conspiración superior al operativo de secuestro implementado por el grupo terrorista Brigadas Rojas. El fallido rastrillaje policial, la negativa de la plana mayor del partido democristiano en negociar un intercambio de prisioneros, la intervención del papa, las crípticas referencias de Moro en las cartas que envió desde su prisión a distintas personalidades y a su familia, etc., son hechos que Sciascia aborda, a veces con intuición, a veces con gran poder deductivo, componiendo un rompecabezas donde el político secuestrado es el chivo expiatorio para detener el llamado “Compromiso histórico”, un pacto que hubiera validado la intromisión del partido comunista en el manejo del estado italiano, acuerdo que tuvo a Moro como su gran impulsor.
Sciascia se siente fascinado por el aspecto novelesco del secuestro y asesinato; es como si fuera una historia demasiado buena para ser lo que parece ser:

La sensación de que en el affaire Moro todo ocurra, por decirlo así, en literatura, proviene principalmente de esa especie de fuga de los hechos, ese abstraerse de los hechos —en el momento mismo en que ocurren y más aún al contemplarlos después en su conjunto— en una dimensión de consecuencia imaginativa o fantástica indefectible, de la que reiteradamente se desborda una constante y tenaz ambigüedad. Por decirlo con una boutade: se puede eludir la policía italiana —la policía italiana, tal como está preparada, organizada y dirigida— pero no el cálculo de probabilidades. Y, según las estadísticas divulgadas por el ministerio del Interior, referentes a las operaciones llevadas a cabo por la policía durante el período que abarca desde el secuestro de Moro hasta la aparición de su cadáver, ocurre que, precisamente, las Brigadas rojas han eludido el cálculo de probabilidades. Lo cual es verosímil, pero no puede ser verdadero y real.

En el fondo, Sciascia respondió a esta “ficción” con otra novela. Hay numerosas referencias literarias, a Borges, a Poe, a Tolstoi; Sciascia demuestra su amplia cultura de una manera contundente. Si bien no plantea una historia de buenos y malos, descarga su indignación sobre la Democracia Cristiana, mientras que tiende a ver el lado humano de los terroristas, por ejemplo en el trato con Moro durante su secuestro, incluso cuando afirma que su desenlace fue un fracaso político para las Brigadas Rojas; dice no amarlos, pero parece exonerarlos por la vía de asignarles el destino de los necios. Me pregunto si Sciascia sabía más de lo que escribió, si tenía acceso a fuentes de información involucradas en el caso; en definitiva, si también era partícipe, de alguna forma, de este oscuro juego político.

Hay dos puntos de El caso Moro que esmerilan su estructura. Uno es el progresivo “angelamiento” que hace Sciascia del secuestrado, como si la experiencia de éste en la “cárcel del pueblo” hubiese sido un proceso de despertar espiritual que culminó en la condena de los mecanismos del poder, de los que Moro se sirvió durante tres décadas. Una visión, como mínimo, arriesgada. Aplica al caso una visión muy foucaultiana de la prisión que padeció el ex primer ministro. Esa obsesión por el ámbito carcelario que el filósofo francés instaló en el mundo intelectual en los ’60, impregna los planteamientos del autor:

Comprender a los que custodian a Moro y le entablan un proceso: en esa difícil, terrible familiaridad cotidiana que inevitablemente se establece; en el intercambio de palabras, ya sean coloquiales o de acusaciones y disculpas. En el consumir juntos las comidas. En el sueño del prisionero y la vigilancia del carcelero. En el ocuparse de la salud de ese hombre condenado a muerte. En el hecho de leer sus misivas y el riesgo arrostrado, cada vez, para llevarlas a destino. Innumerables pequeños gestos; innumerables palabras que inadvertidamente se pronuncian, pero que provienen de los más profundos impulsos del alma; un encontrarse las miradas en los momentos más desarmados; el imprevisible y repentino intercambio de una sonrisa; los silencios... ¡Son tantas las cosas, tantos los momentos que, día tras día —más de cincuenta— pueden brotar entre el carcelero y el prisionero, el verdugo y la víctima, hermanándolos! Y hasta el extremo de que el verdugo ya no puede ser verdugo.

Leyendo las cartas que se reproducen en el libro, veo a un Moro incisivo, que busca un intercambio de prisioneros con el estricto fin de salvarse de la muerte, pero sin resignar su carrera política y la conciencia de su perfil histórico. No aparece, a mi entender, un Moro trasmutado, renacido a partir de alguna iluminación recibida en su cautiverio. Su liberación está circunscripta a preservar su vida, no a frenar la razón de estado, la “estatolatría” como la llama Sciascia. Moro maquina y escribe para morir otro día, no para dar las buenas nuevas de un mundo mejor.

Otro párrafo que me hizo ruido fue el siguiente:

Están frente a frente dos estalinismos; y es por comodidad y actualidad que llamo estalinismo a una cosa mucho más antigua, «la cosa» desde siempre manejada sobre la inteligencia y el sentimiento de los hombres, para exprimirles dolor y sangre, por algunos hombres no humanos. O, mejor aún: están enfrentadas las dos mitades de una misma cosa, de «la cosa»; y se aproximan entre sí, lenta e inexorablemente, para aplastar al hombre que está en medio. El estalinismo consciente, abiertamente violento y despiadado de las Brigadas rojas que matan sin juicio previo a los servidores del EIM (Estado Imperialista de las Multinacionales, a decir de los brigadistas) y con juicio previo a los dirigentes; y el estalinismo subrepticio y sutil que actúa sobre personas y hechos como sobre los palimpsestos: raspando aquello que antes ahí se podía leer para escribirlo de nuevo tal como sirve en el momento.

El cautiverio y asesinato de Moro fue un hecho atroz. Más atroz sería el hecho que este desenlace fuera fruto de una conspiración de Giulio Andreotti, la dirigencia democristiana, el espionaje norteamericano y el Vaticano (lo que, en definitiva, insinúa Sciascia). Pero eso no amerita igualar los tantos, poniendo en un mismo plano la ofensiva totalitaria de un grupo terrorista y el estado democrático italiano, con todos sus defectos. Es curioso que Sciascia en ningún momento mencione los términos “guerra fría” y “Unión Soviética”, que no señale que Italia era una pieza central del juego entre los bloques capitalista y comunista. El rechazo a las exigencias brigadistas fue algo más que la defensa de la razón de estado: fue la defensa de la razón de Occidente. Es duro decirlo, pero la muerte de Moro también puede verse como un sacrificio necesario.

Esta Italia terrible, desgarradora de los años ’70, no terminó en un apocalipsis. Sciascia murió en 1989, al mismo tiempo que caía el muro de Berlín. El partido comunista italiano, el más grande de Occidente, en poco tiempo se diluyó. Se sucedieron la Manu pulite, el hundimiento de los partidos tradicionales, las dos tandas del fenómeno Berlusconi... No puedo dejar de pensar, con algo de malicia, en el abismo que existe (que siempre existió) entre el talento analítico y literario de mentes como la de Sciascia, y el kraken de la realidad, de la agonística política de todos los días, de las guerras secretas que la opinión pública sólo puede entrever. El autor envuelve a su libro, casi sin querer, en un clima de derrota. La de Pasolini, la de él. No quiere decir esto que sus mejores ideales no puedan ser revitalizados, pero la intelectualidad actual parece ser incapaz de hacerlo.


ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA:
Si bien Il caso Moro, dirigida por Giuseppe Ferrara en 1986, está basada en el libro I giorni dell’ira de Robert Katz, también tiene referencias a la obra de Sciascia. Gian Maria Volontè hizo el papel de Aldo Moro, acompañado por Mattia Sbragia, Margarita Lozano, Daniele Dublino, Enrica Maria Modugno, Bruno Zanin, Consuelo Ferrara, Enrica Rosso, Piero Vida, Luciano Bartoli, Bruno Corazzari, Daniela De Silva, Maurizio Donadoni, Danilo Mattei, Umberto Raho, Paolo Maria Scalondro y Franco Trevisi. En español se conoció como El caso Moro.


LA COMPAÑIA, de John Ehrlichman (Argos Vergara)

Título: La Compañía
Autor: John Ehrlichman (1925-1999)
Título original: The Company (1976)
Traducción: Julio B. Fuentes Bobo
Cubierta: Héctor Cattolica; USIS y Keystone (fotografías)
Editor: Argos Vergara (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1976-09
Descripción física: 319 p.; 13x20 cm.
Serie: Libros de bolsillo Argos Vergara
ISBN: 978-84-7017-283-0 (84-7017-283-2)
Depósito legal: B. 38.949-1976
Estructura: prólogo, 17 capítulos, epílogo
Información sobre impresión:
Impreso en España por Chimenos, S.A., Granollers (Barcelona)

Información de contracubierta:
“La historia es una fábula acerca de la cual todos nos hemos puesto de acuerdo.” Estas palabras de Voltaire dictadas hace doscientos años podrían servir de introducción y resumir la oculta intención de la presente obra. Y aún más, podrían definir este nuevo género, cada día más en auge, que se ha dado en denominar de política-ficción. Pues “si la naturaleza imita al arte2, no es menos cierto que la imaginación y la fantasía parecen imitar la realidad, sobre todo cuando la realidad es política, es decir, compleja, oscura y sinuosa.
Este es el caso de “La Compañía”, obra en la que se afirma que un presidente de los Estados Unidos ha estado directamente implicado en un asesinato político: hecho terrible que constituye el secreto más grave y comprometedor guardado en los archivos de la C.I.A. y alrededor del cual se desencadenan —en un crescendo apasionante— los más dramáticos acontecimientos. Los personajes nos resultan claramente familiares —pues la obra de Ehrlichman está escrita en clave— de tal modo que tras unas máscaras y unos nombres reconocemos a Nixon, a Kissinger, a Hoover, a Haldeman... todos ellos protagonistas del gran guiñol de Watergate, última consecuencia, por ahora, de los acontecimientos narrados.
John Ehrlichman, autor del libro, y persona muy próxima al ex presidente Nixon, fue asesor de la Casa Blanca, y a partir de 1969 pasó a ocupar el cargo de ayudante del presidente para Asuntos Internos. Durante el juicio de Watergate fue procesado y condenado.
Nadie duda —a la vista de su biografía— que Ehrlichman está en posesión de informaciones preciosas y fidedignas. De aquí que las escenas y los diálogos que sitúa en el interior de la Casa Blanca rezumen verosimilitud. Pero ¿son ciertos los gravísimos hechos que cuenta —la gran conspiración—, o son simple producto de su imaginación? ¿Se ha valido Ehrlichman de la fórmula novelística para contar lo que de otro modo no hubiese podido expresar?
Cuando alguien le ha insinuado esta última posibilidad, Ehrlichman ha contestado: “¿De qué me está Vd. hablando? Yo sólo escribí una novela.” Acaso haya sido así, pues no olvidemos que “cuando el hombre no puede decir lo que piensa, dice lo que sueña”.

EL PANICO DEL “89”, de Paul Erdman (Plaza & Janés)

Título: El pánico del “89”
Autor: Paul Erdman (1932-2007)
Título original: The panic of ’89 (1986)
Traducción: María José Buxó Dulce Montesinos
Cubierta: Iborra & Ass.
Editor: Plaza & Janés Editores (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1987-02
Descripción física: 248 p.; 15,5x21,5 cm.: solapas
Serie: Plaza & Janés éxitos
ISBN: 978-84-01-32197-9 (84-01-32197-2)
Depósito legal: B. 4.390-1987
Estructura: 3 partes, 17 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso por HUROPE, S.A. - Recaredo, 2
Barcelona

Información de contracubierta:
Paul Erdman nació el año 1932 en Stratford, Ontario, y se educó en la Georgetown University, en la Escuela Diplomática de Washington y en la Universidad de Basilea, en Suiza. Ha prestado servicios como economista consultor en la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, ha sido vicepresidente ejecutivo de «Electronics International Capital», en Bermudas, y vicepresidente del «United California Bank», en Basilea. Entre sus libros de gran éxito debemos citar The Billion Dollar Killing (que recibió el premio «Edgar» concedido por Mystery Writers of America), The Silver Bears, The Crash of «79», The Last Days of America y Guía del dinero de Paul Erdman, publicada por Plaza & Janés.

Una conspiración internacional para acabar con el dominio financiero de los Estados Unidos.

Información de solapas:
Estamos en diciembre de 1988 y el mandato presidencial de Reagan se acerca a su final. En Zurich, los suizos, los rusos y los venezolanos están decididos a emplear toda clase de medios, lícitos o ilícitos, para acabar con el dominio financiero de los Estados Unidos. Los medios ilícitos comprenden la contratación de los servicios del terrorista más notorio de Venezuela, Carlos el Chacal. Venezuela junto con otros países sudamericanos deudores de los Estados Unidos, tales como México y Brasil, forman una alianza que se propone poner de rodillas a la economía de los Estados Unidos. Los admiradores de The Crash of «79», de Paul Erdman, encontrarán aquí la misma combinación inquietante de alta pericia financiera y política, audaz imaginación y acción rápida y realista. Casi todas las predicciones de Erdman contenidas en su novela The Crash of «79» resultaron ciertas. El lector del presente libro es el único que podrá decidir si El pánico del «89» es una pesadilla horriblemente posible o una obra de ficción.

GOLDFINGER, de Ian Fleming (Zig-Zag)

Título: Goldfinger
Autor: Ian Fleming (1908-1964)
Título original: Goldfinger (1959) \ Nº 7 en la serie “James Bond”
Traducción: Milena Molina
Cubierta: FGB (fotografía)
Coeditores: Empresa Editora Zig-Zag (Santiago de Chile); Albon Internacional (Panamá)
Edición: 2ª ed.
Fecha de edición: 1967
Descripción física: 238 p.; 10,5x18,5 cm.
Serie: James Bond 007
Estructura: 23 capítulos
Información sobre impresión:
Empresa Editora Zig-Zag, S.A. 1966. Derechos reservados. Inscripción Nº 32.681. Santiago de Chile. 1967

Información de contracubierta
007 representa a James Bond, el arma secreta de Inglaterra, en la guerra fría.

GOLDFINGER
“Escúcheme, señor Bond —dijo calmadamente Goldfinger—. En el bajo mundo de Chicago tienen un dicho cuando se refieren al encuentro de dos personas: “Una vez es casualidad, dos veces es coincidencia, la tercera vez es enemigo en acción. Me propongo arrancarle la verdad”.
¡GOLDFINGER! El hombre que había planeado el crimen de los crímenes.

Ian Fleming
El autor más leído del mundo actualmente, es ahora traducido por primera vez al castellano. El fenecido presidente de los EE.UU., John F. Kennedy, mantenía estas novelas en su mesa de noche, en Rusia sus libros son usados como textos de estudio por el NKDV, el GPU y otros centros de espionaje, en USA, Allen Dulles, antiguo jefe del CIA, indica que sus agentes debían leer acerca de 007.

ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA:
Goldfinger fue la tercera película de James Bond. Dirigida por Guy Hamilton y estrenada en 1964, fue encabezada por Sean Connery, Honor Blackman (Pussy Galore), Gert Fröbe (Auric Goldfinger), Shirley Eaton (Jill Masterson), Tania Mallet (Tilly Masterson), Harold Sakata (Oddjob), Bernard Lee (M), Martin Benson (Solo), Cec Linder (Felix Leiter) y Lois Maxwell (Moneypenny). En español se conoció como James Bond contra Goldfinger (España), Dedos de Oro (Argentina) y 007 contra Goldfinger (México).

UN ESPIA EN NAVIDAD, de John Howlett (Pomaire)

Título: Un espía en Navidad
Autor: John Howlett (1942-)
Título original: The Christmas spy (1975)
Traducción: Horacio González Trejo
Cubierta: Enrich
Editor: Editorial Pomaire (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1977-04-19
Descripción física: 270 p.; 14x20 cm.: solapas
Estructura: 5 partes, con varios capítulos cada una
Información sobre impresión:
Este libro se terminó de imprimir el día 19 de abril de 1977 en la Imprenta de los Buenos Ayres S.A., Rondeau 3274, Buenos Aires, República Argentina.
La edición consta de seis mil ejemplares.

Información de contracubierta:
El escabroso trasfondo del espionaje profesional ha sido gráficamente presentado por John Le Carré, Graham Greene y Joseph Hone. John Howlett recorre ahora los mismos senderos con talento e individualidad propios.

Información de solapas:
Para Joe Morgan sobrevivir ya había dejado de ser un desafío
UN ESPIA EN NAVIDAD presenta a un nuevo e importante autor en la literatura de espionaje.
Joe Morgan, un espía abandonado de la mano de Dios, se inició en la acción cuando a los 17 años, con su ascendencia italiana y recién salido de una escuela pública inglesa, fue integrado a la Resistencia en Italia.
Desarraigado, torturado, carente de todo compromiso personal permanente, excepto con su hermano homosexual, los británicos le han llamado Joe Ferrocarril, y han reconstruido su personalidad destrozada por la guerra sin darle una nueva identidad. Su apodo, su irónica referencia a un chapucero trabajo de guerra, ha adquirido un nuevo significado. Joe opera en la decadente grandeza de los ferrocarriles europeos, encontrando allí su tranquilizadora tierra de nadie entre viajeros y refugiados.
Esta escalofriante historia se centra en una aldea suiza una fría Nochebuena y concluye allí dos semanas después. La trama principal, que nos traslada a diversos países europeos, está brillantemente acompañada por una revelación gradual de misterios de guerra que quizá contienen la clave de la enigmática personalidad de Joe Ferrocarril.
La atmósfera es tangible, y la violencia, cuando se produce, constituye la culminación inevitable de esas tensiones impacientes y reprimidas que impactan al lector desde la primera página de esta extraordinaria novela.
JOHN HOWLETT, de ascendencia italiana e inglesa, nació en Leeds en 1940. Estudió en Oxford, donde escribió el guión de «If...» con David Sherwin, su ex compañero de escuela. Continuó escribiendo guiones y también obras radiofónicas. Ha trabajado con directores de cine como Kevin Billington, Charles Creighton y Tony Richardson. Su esposa es italiana y tiene dos hijas.

INTRIGA EN BAGDAD, de Agatha Christie (Molino)

Título: Intriga en Bagdad
Autor: Agatha Christie (1890-1976)
Título original: They came to Baghdad (1951)
Traducción: C. Peraire del Molino
Editor: Editorial Molino (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1965
Descripción física: 240 p.; 12x16,5 cm.
Serie: Selecciones de Biblioteca Oro #92
Depósito legal: B. 21.986-1965
Estructura: 25 capítulos
Información sobre impresión:
Gráficas Pérez - Calderón de la Barca, 3 - Barcelona-16

Guía del lector:
En un orden alfabético convencional relacionamos a continuación los principales personajes que intervienen en esta obra
BAKER (Ricardo)
Joven y sabio arqueólogo.
BOLFORD
Uno de los principales sastres londinenses.
CARDEW TRENCH
Dama muy fisgona, huésped del Hotel Tio.
CARMICHAEL (Enrique)
Valeroso agente británico.
CARTIER’S
Importante joyero de Londres.
CLAYTON (Gerald)
Cónsul inglés de Basrah.
CROFTON LEE (Rupert)
Gran viajero y novelista célebre.
CROSBIE
Capitán del ejército y a la vez agente al servicio del gobierno inglés.
DAKIN
Miembro diplomático de Inglaterra en Oriente.
GORING (Eduardo)
Secretario del doctor Rathbone.
GREENHOLTZ
Gerente de la casa en que está empleada Victoria Jones.
HAMILTON CLIPP
Dama que utiliza los servicios de Victoria en su viaje a Bagdad.
HUSSEIN EL ZIRAYA
Jeque de Kerbela.
JONES (Victoria)
Joven, hermosa, esbelta y valiente mecanógrafa, protagonista de esta novela.
MORGANTHAL (Otto)
Gerente de la firma Morganthal Brown y Shipperke, banqueros de Nueva York.
PAUNCEFOOT JONES
Viejo distraído y eminente arqueólogo.
RATHBONE
Director de la sociedad “El Ramo de Olivo”.
SANDERS DEL RIO
Individuo al servicio de un organismo de espionaje.
SCHEELE (Ana)
Secretaria del banquero Morganthal. Mujer sin atractivos, pero muy inteligente y dinámica.
SHRIVENHAM
Agregado a la Embajada británica en Bagdad.
SPENCER
Encargada de la agencia de colocaciones de Saint Guildric.
TIO (Marcus)
Propietario del hotel de su nombre.